391

OverviewTranscribeVersionsHelp

Facsimile

menores que los que se pescan en Terranova, son mas tiernos y de mejor gusto, y también se suele hallar ámbar en la Costa: los montes estan poblados de árboles muy hermosos, como laureles, robles de 4 especies, algarrobos que son de una madera fortísima, reulís, canelos, cipreses, sándalos, paraguas, avellanos, nogales, guayacanes, volos y alerces, que son como una especie de cedro de que hacen tablas para conducir a Lima y otras partes en crecido número; muchos de estos árboles conservan todo el año su 1 verdura, por la humedad y abrigo de la Cordillera que encierra en sus entrañas mucho fuego por los volcanes que hay en ella, y se cuentan 12 sin otros, muchos que siguen hasta el estrecho de Magallanes, y con ser tan grandes los montes y bosques apenas se encuentran lieras en ellos, a excepción de tal qual tigre 6 leopardo, pero sí muchos venados, ciervos, vicuñas y huanacos que servían de alimento a los Indios; y de aves, patos, vandurrias, cigueñas, garzas, milanos, palomas, piuguenes, tartaIes, papagayos, cernícalos, aleones, neblíes, y muchas de canto, como gilgueros, calandrias, tordos, diucas, trillis y otros varios; los frutos que hoy produce son trigo, cebada, maiz, fríxoles de diferentes especies, aceyte de hermosas aceytunas, excelentes vinos muy estimados en el Perú, toda especie de frutas de hueso;, naranjas, limones, inumerables manzanos, y todo género de hortalizas: se cultiva el lino y mucho cáñamo, de que hacen porciones de jarcia para surtir las embarcaciones de la mar del Sur, y se fabricara mas si fuera mayor el consumo; tiene este Reyno un comercio considerable con el Perú, pues un año con otro envia a Lima de 150 a 1800 fanegas de trigo, 1 200 quintales de sebo, mucho vino y otros frutos, como almendras, avellanas, nueces, lentejas, orégano, azafrán, romi, y trae en cambio azúcar y ropas de la tierra; tiene muchas haciendas o estancias en que abunda el ganado vacuno, ovejuno y cabrío, de cuyas pieles curten cordobanes, badanas, gamuzas y zuelas, sacando mucho sebo: son grandes también las crias de caballos muy hermosos, y unas castas que al paso siguen a otros corriendo y llaman aguilillas: el ganado mular también abunda, y seria mas si se sacara para el Perú, como en otro tiempo se hacia, en que fabricaban de sus lanas paños finos, alfombras matizadas de colores, y todavía hacen algunas bayetas, cordellates, jergas y muchos ponchos, que es el bestuario común, y se reduce a una manta quadrada con una abertura en medio para entrar la cabeza, pero se han perdido muchos telares por falta de Indios, que sin tener huertas ni cultivarlas cogían, muchas frutas, como avellanas, piñones distintos de los de Europa, fresas, cocos pequeñitos, made, maque y murtilla, de que hacían excelente chicha; y hoy es tal la frondosidad y abundancia de flores delicadas y de yervas aromáticas y medicinales, que parece increíble, siendo de estas últimas las mas apreciables por sus virtudes, la canchalagua, quinchimali quilla y culen: tiene muchas minas del mas riquísimo oro, de plata, cobre, plomo, estaño, azogue, azufre, piedra imán y de carbón fósil, de que produce inmensas riquezas que nunca apreciaron los Indios ni trabajaron hasta la conquista de los Yncas que empezaron a beneficiarlas, enviando porciones de oro al Cuzco para adorno de los templos y palacios como regalo y no como tributo: las incursiones y rebeliones de los Indios, principalmente de los Araucanos, que el año de 1599 tomaron y destruyeron 6 Ciudades que fueron Valdivia, la Imperial, Angol, Santa Cruz, Chillan y la Concepción, es el motivo de haber hoy pocas poblaciones grandes, y éstas pobres y de poco vecindario, que siempre viven con el temor de alguna sorpresa de los Indios, aunque en los confines hay presidios y fuertes guarnecidos de tropa española, con las provisiones necesarias de artillería, víveres y municiones: la guerra que desde el principio han sostenido los Españoles con estos ferocísimos Indios, ha disminuido mucho el número de aquellos que lian sido muertos d, esclavos de estos bárbaros cjue nunca se lian podido reducir; y aunque viendo que no era posible conseguirlo con las armas, se intentó por el medio de Misioneros de la extinguida Compañía, a cuyo fin entrárou a predicarles el año de 1612 los Padres Horacio Vechi y Martin de Aranda fueron martirizados a sus manos, por fo qual hizo un tratado de paces el Gobernador Marques de Baides el año de 1640, y desde entonces se renueva todos los años, a cuyo fin vienen a la Capital sus Diputados, y reciben los regalos de parte del íRey; pero sin embargo, han roto la paz diferentes veces, haciendo incursión en nuestras poblaciones, y el modo

Page Notes

Nobody has written a note for this page yet

Please sign in to write a note for this page