325

OverviewTranscribeVersionsHelp

Facsimile

El trigo ni la cebada no son conocidos allí, y abunda en su lugar el maiz y el arroz, de que hacen bollos, y es el pan de la gente común, y mucho mas el de cazave, que son unas tortas hechas de raiz de yuca, de ñame o de moniato: tiene también una cantidad grande de árboles de algodón: esta Ciudad tiene por armas una cruz verde en campo de oro, y dos leones rapantes a los lados: fue saqueada el año de 1593 por el Corsario Roberto Baal, el de 1 583 por Francisco Drack 23 años después de haberse fortificado, y no de su fundación como dice Mr. la Martiniere, y el de 1695 por Mr. Ducase, auxiliado de los Aventureros o Flibustiers que robaron quánto había en ella; y habiendo hecho extraordinario sentimiento sus vecinos por el magnífico Sepulcro de plata que tenían para depositar el Viernes Santo el Cuerpo de Christo, mereció de la generosidad de Luis XTV. que se lo mandase restituir: los Ingleses a las órdenes del Almirante Wernon y del General Werabort la sitiaron el año de 1740, arruinando sus Castillos, y bombardeando la Ciudad sin poderla tomar porque la defendieron gloriosamente el Virey Don Sebastian de Eslava y Don Blas de Lezo, Tenientes Generales de mar y tierra, que les hicieron abandonar la empresa precipitadamente con mucha pérdida: es el único parage de América en que hay moneda efectiva de un quartillo de plata: su vecindase compone de 9.160 almas de comunión: ha sido patria de muchas personas célebres, como son:
Don Agustín Sarmiento de Sotomayor, del Orden de Santiago, Vizconde del Portillo.
Don Andrés de la Vega, Catedrático de Salamanca, ínsigne Jurista.
Fray Carlos de Melgarejo, Religioso Dominico, insigne Predicador y de vida muy ajustada.
Don Gaspar de Cuba y Arce, Colegial mayor de San Marcos de Lima, Oidor de Chile.
Don Gonzalo de Herrera, Marques de Villalta, Gobernador de Antioquía.
Don Gregorio Castellar y Mantilla, Gobernador de Cumaná y General de la Armada de la Guardia de las Costas de Cartagena.
Don Joseph de Paredes, Capitán de Infantería, Caballero del Orden de Santiago.
Fray Joseph Pacheco, del Orden de San Agustín, Maestro, Visitador y Vicario General en su Provincia del Nuevo Reyno.
El Padre Joseph de Urbma, de la extinguida Compañía, Rector del Colegio de Santa Fe.
Don Juan Fernandez Rosillo, Dean de la Iglesia de su patria, Obispo de Verapaz y de Mechoacán.
Fray Juan Pereyra, Religioso Dominico.
Don Lope Duque Estrada, Caballero del Orden de Santiago.
Está en 302 grad. 10 min. de y 10 grad. 30 min, de lat, bor.
OBISPOS QUE HA HABIDO en Cartagena.
1 Don Fray Tomás del Toro, Religioso del Orden de Santo Domingo, electo por primer Obispo el año de 1532; pero habiendo ido a Talavera su patria, murió allí antes de consagrarse.
2 Don Fray Gerónimo de Loaisa, Religioso Dominico, acreditado por su virtud, talento y experiencia que tenia de las Indias, fue electo en lugar del antecedente; se consagró en Valladolid, y erigió allí en Catedral su Iglesia el año de 1538 el mismo en que entró en Cartagena; de donde pasó promovido al Arzobispado de Lima el de 1542 .
3 Don Fray Francisco de Santa María y Benavides, del Orden de San Gerónimo en el Monasterio Real de Guadalupe, de la ilustre familia de los Marqueses de Fromesta; estando sirviendo al Emperador en Flandes, entró Religioso, y fue electo Obispo de Cartagena el año de 1543; en su tiempo saquearon dos Corsarios Franceses la Ciudad, conducidos del Piloto Español Alonso Vexines, en venganza de haberle dado azotes, y maltrataron al Obispo, que también tuvo la desgracia de un incendio en que se quemó la Ciudad el año de 1 5 5 1, y el de 1 5 5 4 salió promovido a la Iglesia de Mondoñedo en Galicia, succediéndole en Cartagena
4 Don Fray Gregorio de Beteta, Religioso Dominico, hijo del Convento de Salamanca, y uno de los veinte que fueron al nuevo Reyno de Granada, de donde pasó a México a la conversión de los Indios, y luego con el mismo destino a las Provincias de Santa Marta, Urabá y Cartagena; y hallándose de Cura doctrinero en uno de sus Pueblos, recibió la Cédula de presentación a este Obispado en 1 5 5 5, y aunque resistió el admitirlo,

Page Notes

Nobody has written a note for this page yet

Please sign in to write a note for this page