utblac_wbs_0145

ReadAboutContentsVersionsHelp
page_0001
Needs Review

page_0001

Noticias del cavo de D[on] Lucas Ultimo termino de la California meridional Entre una gran multitud de ocupaciones trabajosas y de las mas oportunas providencias que ha dado el [ylustrisimo?] s[eño]r [???] General para restaurar esta Peninsula desde que llegó á ella en 5 de Julio del año pasado, ha sido el primer objeto destos cuidados y atenciones la importantisima expedición que el ex[celentisi]mo S[eño]r [Marques?] de Croix le mandó disponer p[ar]a el [???] de Monterrey situado sobre esta costa occidental al grado [37?] de latitud y si como debe esperarse corresponde felizmente el exito de la empresa a los prud[en]tes medios y completos preparativos que su Yl[ustrisi]ma ha empleado en ella quedará al mundo una prueba bien authentica delo que pueden conseguir la firme constancia, y la infatigable actividad de un solo hombre porque en esta obra hà querido Dios visiblem[en]te que no concurriesen otro auxilios que los de su alta providencia y que hayamos vista del cerca con todas las señales del imposible y llegar del improviso a su ultimo complemento en los desiertos mas aridos de un Pais, sin recurso qual es este. Recibio su Yl[ustrisi]ma la citada orden para esta expedicion bajando al Guadalaj[ar]a à embarcarse à el Puerto de S[a]n Blas, y dejó dados alli todas sus providencias para que se le embiasen aqui los dos Paquebotes nuevos San Carlos y S[a]n Antonio, alias el [Toyron?] y el Principe en disposicion de seguir viaje à Monterrey, luego que tomaran sus instrucciones en la Bahia de la Pais à donde les mandó venir. Pero tardaron mucho ambos Papeles en volver del Sonora del conducir Tropa, y luego los tuvieron mas tiempo en S[a]n Blas sin haverlos [Careriado?], y ni aun reconocido sus Buques por las enfermedades y atrasos sobrevenidos en aquel Artillero; y estas considerables demoras han venido à contribuir misteriosam[en]te para q[u]e ambos Paquebotes salie-

Last edit 4 months ago by keithrichards
page_0002
Incomplete

page_0002

ran de aqui ental disposición y con provisiones y repuestos tan abundantes que a penas se haràn creibles a los q[u]e vean las memorias, que no hayan presenciado su despacho, como nosotros. Lo cierto ès que los Barcos llegaron à Californias sin la menor proporción de seguir viaje à que estaban destinados; pues necesitaban carenarsse, reemplazar sus ranchos enteramente, infarciarlos? de nuevo, y poner en ambos competentes tripulaciones con repuestos de todas classes p[ar]a algunos meses; pero estas dificultades q[u]e à todos nos parecian insuperables en Californias, las vimos allanadas, y desvanecersse como el humo contanta celeridad, que tendríamos por sueño el sucesso à no hauer sido testigo de los hechos. Vimos primero entrar el S[eño]r. Carlos en el Puerto de la Paz el 25 de Nouiemb[r]e haciendo mas de 6 pulgadas de agua por hora, falto de marinería, destrozada su Jarcía, con dos Anclas rotas, su carga averiada, excepto algunos tercios de arina, y sin rancho alguno, y estas adversidades que huvieran consternado seguram[en]te el anímo mas grande y en que todos fundaban el clamor de que el Paquebot se volviera al arsenal de S[a]n Blas, nos hicieron conocer después con admiración hasta que punto hauia el S[eño]r Visitador meditado y prevenido de calcimientos mas uno pinados; por que de antemano tenia en la Paz un Maestro constructor, seis carpinteros de ribera, tres herreros dos calafates, y corchadores con la innumerable copia de utiles y repuestos precisos, a una Carena de firme, que se dio àl Paquebot en menos de quince días; se labrò al mismo t[iem]po y se le puso toda la Jarcia nueva; se le hicieron Cauos y guindalezas que lleua de respecto; se aprontaron todos los 2

Last edit 4 months ago by Alejo Rojas
page_0003
Incomplete

page_0003

[2?] reglones de su abundante y exquisito rancho para 8 meses con provisiones sobrantes à completar en un año; se le construyeron seis pañoles en que fuesse todo custodiado con el debido orden, y un sollado para la tropa y marinería, y finalmente se tripuló de gente escojida que su Yl[ustrísi]ma tenía antes matriculada. Con igual anticipación hauía su Yl[ustrísi]ma dispuestò à costa de muchos afanes, que se hiciera una copiosa matanza de ganado vacuno alzado para tener abundantes partidas de ceuo, manteca, y excelente carne salada y seca; también dispusò que se tixiera un chinchorro, con que se cojió y benefició en La Paz mucho pescado, con tanto esmero que no és de inferior calidad, ni tendrá menor duración que el mejor abadejo, y al proprio tiempo fueron llegando de la Costa de Sinaloa la Valandra de este nombre y varias canoas q[u]e hauía mandado venir su Yl[ustrísi]ma con maíz fresco, y queso, y otras prouisiones que no podía dàr tan de prompto esta Península, en qué ha sido preciso criarlo todo de nueuo, y sacarla de entre sus ruinas. No se ciñeron a solo estos puntos essenciales los cuidados de el Señor Visitador; porque concluidas con tanta brevedad, como perfección todas las obrás de el Pequebot, y colocada su carga con un arreglo inexplicable, dispuso que el día de los Santos Reyes, se bendixeran solam[en]te y el Buque y sus Vanderías, y que todos se reconciliassen con Dios por medios de los sacramentos de la Penitencia y Comunión á fin de hacersse dignos de q[u]e Su Mag[esta]d Divina los emplease en una obra, que corre enteram[en]te de su quenta y es toda suya, por dirijirsse á llevar la luz de el Evangelio donde disipe y destierre las negras sombras de el Gentilismo. A cuyo propósito hizó su Yl[ustrísi]ma à todos los destinados en el San Carlos, y con su natural eloquencia una exhor-

Last edit 4 months ago by Alejo Rojas
page_0004
Incomplete

page_0004

tación la más fervorosa q[u]e los llenó de fee y de firmes propósitos de pender las vidas antes que desistir de la empresa. Acabó la función que celebró el R[reverendo]. P[adre]. Presidente de estas Misiones con la letanía cantada à bordo con la missa delante de una hermosa imagen de la Virgen Santísima q[u]e entregó el Señor Visitador por patrona de la expedición, y dadas sus últimas providencias, instrucciones, y órdenes para que el día sig[uien]te saliera el S[a]n Carlos de el Puerto, si el tiempo lo permitía, no quisó Dios que lo consiguiera hasta la mañana de el 11. en q[u]e su Yl[ustrísi}ma se hizó también à la vela en la concepción p[ar]a buscar el Pequebot el Príncipe, que desde el 15 de Noviemb[r]e andaba sobre estas costas sin hauer llegado à la Paz. Y tuvimos la permissión de el cielo que el S[a]n Carlos navegará hasta aquí à vista de su Yl[ustrísi]ma, por la gran satisfaccz[ió]n que logró en premio de su constancia con hauer verificado que este Vajel ès uno de los mejores q[u]e puede haver en ambos mares; porque viendo la concepción tan afamada y ligera, y trahyendo sus velas marcadas, venía el S[a]n Carlos con solo el velacho, y su gavia media arriada para no pasar delante, de la que era capitána; por venir su Yl[ustrísi]ma en ella. Con viento un poco fresco que corrió en la mañana de el día 12 andaba en S[a]n Carlos 6 millas por hora con solo el velacho, y en la tarde de el día 13 q[u]e nos sobrevinò un Sùr por la proa, dió su última prueba a Volina, porque sin embargo de traher a remolq[u]e su lancha grande por la popa, dexó la concepción à Sotavento el primer bordo. Habiendo procurado con tenacidad y por instigaciones de el enemigo común desacreditar este Paquebot con su Yl[ustrísi]ma, para que lo volviera à S[a]n Blas; su penetración y su [4]

Last edit 4 months ago by Alejo Rojas
page_0005
Needs Review

page_0005

firmeza poco comunes consiguieron en esta ocasión una victorià tan completa, que los mismos q[u]e antes hicieron la guerra à su presencia haciendola al S[a]n Carlos, llegaron aqui llenos de gozo por haverles cavido la dichosa suerte de navegar en este hermoso Barco, y el arreglo en que lo puso desde la Quilla a las Grimpolas huvò merecer deel cielo, que le cayeran de lleno sus bendiciones el dia de los santos Reyes, y segun los vientos favorables, que hàn soplado desde el 15 de Henero, que el S[a]n Carlos doblò este Cavo, lo creemos yà en el Puerto de S[a]n Diego, y que se cumplan tambien los anuncios que el señor visitador à impulsos de su feé hizò repetidas veces a los que de su orden se embarcaron en aquel Paquebot, de que estarian en su primer destino de S[a]n Diego p[ar]a el 15 deeste mes. Aunque su Il[ustrísi]ma no pudò divisar al otro Paquebot el Principe en el viaje desde la Paz à aqui por haver tirado sobre la costa de Sinaloa, dió sus disposiciones p[ar]a hacerlo venir a èsta Bahía del Cavo donde por fin entró la tarde del 25 de Henero; y sin embargo de que no vinó haciéndo agua como el S[a]n Carlos, trahia cubierto su casco de mariscos por no haversse ni aun limpiado en S[a]n Blas llegó con iguales necesidades de Rancho de Jarcia y de marinería y con mayores desordenes y averias en su carga, por haversse despachado quando ya estaba gravemente enfermo D[o]n Man[ue]l Rivero; pero su Il[ustrísi]ma se trajò consigo los operarios y el arsenal que erijió en la Paz, y tenia tomadas sus medidas con anticipaz[ió]n para componer y despachar aquí este segundo Paquebot; lo hizò descargar immediatam[en]te y lo pusò en ca[roto] de firme que se le diò felizmente entre tanto que se

Last edit 4 months ago by Abisai Perez Zamarripa
Displaying Page 1 - 5 of 8 in total